Para contactarte con Defendamos La Plata o formar parte del foro escribí a defendamoslaplata@gmail.com

lunes, 2 de julio de 2018

Charla Patrimonio Cultural y Espacio Público

Este miércoles 4 de julio a las 18hs participaremos de la Charla Patrimonio Cultural y Espacio Público en la Universidad del Este, calle 2 e/ 45 y 46.
Entrada libre y gratuita



miércoles, 30 de mayo de 2018

51 e/ 5 y 6, demoliendo el Eje Fundacional platense

Con el aval del intendente Julio Garro, la Municipalidad de La Plata y la Dirección General de Preservación del Patrimonio - Municipalidad La Plata, la ciudad sigue perdiendo su arquitectura característica y edificios históricos.
Nos avisan los vecinos que fue totalmente demolida la antigua tienda "Los Campeones", en avenida 51 entre 5 y 6.
Todo esto ocurrió pese a las reiteradas denuncias efectuadas por miembros de Defendamos La Plata ante las autoridades, quienes a través del arquitecto Juan Galasso (director de patrimonio municipal) habían indicado que no estaba autorizada la demolición y por ende la fachada de avenida 51 iba a ser conservada. Lo mismo mostraban los bocetos proporcionados por la firma "MSS & Asociados", en la cual se mantenía en pie la fachada patrimonial de avenida 51.
Recordamos que el intendente Julio Garro firmó en 2015 un acta de compromiso en la cual se comprometía a "priorizar el Patrimonio Cultural [...], procurando la creación de normativas que salvaguarden los bienes que han sido considerados de valor patrimonial".
La imagen que presenta hoy el contrafrente del protegido Bazar X es el vacío, es la demolición. Ni más ni menos que la mentira y la injusticia ejercida desde las autoridades municipales que prometen y no cumplen. ¿Es sensato seguir demoliendo patrimonio protegido?









miércoles, 16 de mayo de 2018

Ventajas de los adoquines


Respecto a la inaudita iniciativa de levantar el adoquinado de la ciudad, Defendamos La Plata alerta a los vecinos de la región:
La preservación de los adoquines no es sólo una cuestión estética, histórica o patrimonial. 
Sus beneficios para la comunidad son múltiples:

  • son reductores de velocidad (desciende sobre ellos al máximo permitido en la ciudad: 40km/h) por lo que muchos barrios los cuidan ya que previenen accidentes —desalentando a los imprudentes que superan las velocidades máximas—, en una ciudad en la que los accidentes fatales se multiplican anualmente: estas muertes evitables sí deberían preocupar genuinamente a los Srs. concejales.

  •  reducen indirectamente, por lo tanto, el ruido de motores
  • son calles sustentables que permiten el filtrado del agua de lluvia, cuestión más que importante en una ciudad que fue transformada en inundable en enorme medida por el ya sobradamente probado desastroso COU Bruera/Garro
  • siempre que se los coloque adecuadamente son mucho más durables y resistentes que otros pavimentos, por lo que contando con ellos, resulta un sospechoso contrasentido pretender reemplazar —argumentando desgaste— un material de alta calidad urbana por otro barato, que colapsará antes. Los adoquines están ahí desde hace más de 100 años, mientras el asfalto en las calles hubo que volver a aplicarlo decenas de veces. 


Lo que debemos modificar no son los adoquines, verdadero legado de calidad urbana, insustituible con los actuales presupuestos para toda la comunidad, sino el tipo de vida al que nos están sometiendo con este tipo de iniciativas. Es urgente resolver el caos de tránsito, mejorar el transporte público y la conectividad con barrios a través de circunvalación. Y prioritario solucionar la desprotección de todos nosotros ante las imposiciones y la constante voracidad de los improvisados, los prepotentes y los amigos del poder.