La asamblea se reúne 1ros y 3eros lunes de mes el café La Coffea, 6 esquina 49, a partir de las 19hs.

Para contactarte con Defendamos La Plata o formar parte del foro escribí a defendamoslaplata@gmail.com

jueves, 2 de marzo de 2017

Demolerán las casas normandas de 16 y 62








Aunque los repitan como loros, los argumentos de la actual gestión municipal son mucho más deplorables que los del equipo de Bruera. En primer lugar, porque eluden una problemática por la que fueron votados por gran parte del electorado de La Plata: la planificación y el crecimiento sustentable. En última instancia, porque el intendente Garro se comprometió repetidas veces, en público, firmando el acta de compromiso, durante la apertura de sesiones, durante el lanzamiento de La Plata Paisaje Cultural de la Humanidad, etc, a proteger el patrimonio menguante de la ciudad.


http://www.eldia.com.ar/nota/2017-3-2-4-12-21-demoleran-las-casas-normandas-de-16-y-62

Demolerán las casas normandas de 16 y 62



2 de Marzo de 2017 | 04:12| Publicado en Edición Impresa


EL MUNICIPIO AVALÓ LA DEMOLICIÓN DE LAS EMBLEMÁTICAS CASAS - CESAR SANTORO


Las emblemáticas casas normandas que son parte del paisaje aledaño con el parque Saavedra desde hace casi nueve décadas nunca llegarán a ser centenarias. La Comuna avaló su demolición, justificándola en que “no son parte del catálogo de inmuebles patrimoniales”. En el corto plazo, serán reemplazadas por una torre.

Enclavadas en una manzana triangular que delimitan las calles 16, 62 y diagonal 75, las construcciones gemelas de inconfundible impronta británica permanecían en pie merced a la movilización de vecinos y ONGs, aunque el lugar siguió siendo paulatinamente arrasado y sus árboles extraídos.

“La demolición se paralizó el año pasado porque no había permiso de obra, pero luego los desarrolladores iniciaron el expediente requerido para tal fin” recordó Ignacio Marciano, subsecretario de Planeamiento y Desarrollo Urbano local.

El funcionario precisó que “la documentación fue analizada por las oficinas de Obras Particulares y Preservación, que resolvieron dar lugar al pedido ya que las casas no están catalogadas. Si bien son anteriores a 1930, una cualidad por la que podría considerarse su protección, se consideró que con el tiempo fueron modificadas respecto de su estructura original, por lo que no existen motivos para impedir que los propietarios dispongan de los indicadores de construcción que les fueron asignados por ordenanza”.

viernes, 24 de febrero de 2017

COU: suba de alquileres y vivienda y ruina de La Plata


¿Porqué suben los alquileres y la vivienda por arriba de la inflación, si hay cada vez más edificios? ¿Por qué nuestra ciudad es cada vez más inhabitable? ¿Por qué se evita la planificación desde el estado?

Repetimos este informe de 2014 sobre el COU con datos para comprender cómo funciona, sus responsabilidades y para qué fue impuesto.

En los últimos años la noción de “progreso, desarrollo y crecimiento” de la ciudad está siendo utilizada en forma falaz para justificar políticas específicas contra el espacio público, el patrimonio de la ciudad y la calidad de vida de sus habitantes. Es justamente en ese discurso instalado en ciertos medios y sectores de la opinión donde se respaldan los promotores de la reforma de 2010 del Código de Ordenamiento Urbano (COU ordenanza 10703/10), cuando en verdad lo que persiguen es priorizar sus intereses económicos por sobre el bienestar general.
Los platenses hemos podido comprobar con amargura cómo esta recurrente apelación al “progreso” es una mentira, y en realidad ha traído a nuestra ciudad postergación, exclusión, empobrecimiento y subdesarrollo.

La solicitada publicada hacia finales de 2013 es un ejemplo claro del uso de esta capciosa idea de progreso. Y nos remite a otra publicada el 23 de diciembre de 2009 donde se presionaba por la modificación del COUeste “ansiado” cambio llegaría un par de meses después, en abril de 2010, con lo que queda absolutamente desmentido que el COU fuera producto de “muchos meses de trabajo consulto” como dicen. Queda expuesto que en realidad se tomaron dos meses para resolver el COU de la ciudad de La Plata, capital de la Provincia.

Cabe señalar que un COU serio puede llevar años de trabajo y queda de manifiesto que durante esos dos meses de elaboración no participaron ni “ambientalistas, ni urbanistas, ni representantes de la cultura” quienes por otro lado, no figuran en la firma de la solicitada de 2013.
El “rico circuito histórico y cultural” mencionado en la última solicitada se ha visto arrasado en inmensa medida a partir de 2010, demoliéndose de manera impune contextos patrimoniales, interviniéndose bienes culturales, ya sea directamente o en su entorno, con la sola firma del intendente o con habilitación del CUOT –difusamente integrado por representantes políticos del oficialismo- o sencillamente, desde la oficina de Obras Particulares, como el Taller Minoli, El Bosque, la esquina de 9 y 51, los entornos a plazas, las calles 1, 2, 43, 10, 11, 38, 43, 44, 49, 54, 58, 60, diag 80, diag 74, diag 73, diag 79, etc, el palacio Mammoni o el mismísimo Eje Fundacional en toda su extensión.

Teniendo en cuenta que los firmantes de ambas solicitadas son los mismos, y que en esta última además pretenden desentenderse de las dramáticas consecuencias de sus acciones, nos vemos obligados a señalar algunos detalles. 


Según el último censo nacional la población en el Partido de La Plata, creció un 13,1% en nueve años, igual que en la Provincia de Buenos Aires, superando a la nación y a la Región Metropolitana de Buenos Aires (ambas alrededor de un 10%)

Este censo también arrojó datos sobre las viviendas desocupadas.
En el partido de La Plata representan el 19%.
En la ciudad autónoma de Buenos Aires (CABA), ese valor es de 23,9%.
A excepción de CABA, La Plata tiene la tasa de vacancia (viviendas vacías) más alta de la región metropolitana.

En 9 años se incorporaron en La Plata 21.551 casas y 14.417 departamentos.
Esto representa un incremento del 17,6% y 37,9% respectivamente.
Es decir, se construyeron 1.602 departamentos por año. Esto demuestra el gran dinamismo del sector, con una tasa de crecimiento superior a la de Capital Federal. En efecto, en la ciudad de Buenos Aires se incorporaron 10.698 casas (un incremento de 4,4 %) y 69.640 departamentos (9,68 %).

A excepción de CABA, La Plata fue el distrito que más superficie permisada para construir otorgó en toda la RMBA: 1.650.000 m2  entre los años 2003 y 2008. 

Pero entre 2010 y 2012 se ha construido incluso más. Contabilizando sólo la obra (superior a 4 pisos) de arquitectos: 1 millón de metros cuadrados, según el Colegio de Arquitectos de La Plata Distrito I.  A esto debería sumarse además las construcciones  de ingenieros, maestros mayores de obras, etc y edificaciones menores a 4 pisos.
Sin embargo, según los datos del Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda (2010) existe una tendencia de reducción de la proporción propietarios de la vivienda, y  como contrapartida un aumento de los hogares inquilinos y de la informalidad urbana (hogares que son sólo propietarios de la vivienda y no del terreno).
El distrito de La Plata pasó así de tener 72,7% de propietarios, en el 2001, a 66,9%, siendo el partido que menos proporción de propietarios tiene del GBA, de la provincia y del país.




Los datos expuestos evidencian un grave proceso que las solicitadas eluden y que es preciso subrayar: este COU produce una gran presión que pulveriza propietarios y los empuja hacia el alquiler; y en los sectores más vulnerables -y no tanto- es responsable de una violenta exclusión del mercado formal de viviendas. Planteados así, los “emprendimientos inmobiliarios” hacen subir el valor del m2 en suelo urbano al multiplicar el valor del lote por la cantidad de “módulos” habitacionales. Pretende la densificación del centro de la ciudad, y una periferia cada vez más extensa, y refleja los objetivos de quienes lo impusieron: aprovechar la infraestructura instalada ante la escasa o nula ampliación de redes.
El resultado es un casco urbano saturado con infraestructura insuficiente y una periferia sin infraestructura alguna; menos propietarios, más excluidos y más precariedad habitacional y muchas más propiedades en menos manos, que no compiten, e imponen el valor de mercado.
Una lectura más despojada nos dejaría la siguiente conclusión: no se amplía la red de servicios, ni se protege el espacio público, ni se mantiene la infraestructura ni se atiende al transporte urbano para que este negocio sea posible.

Respecto a las inundaciones no decimos que el COU -y su descomunal vertido de concreto sobre la ciudad- sea el único responsable, pero sí que es responsable en gran medida, y que la tragedia de abril podría haberse evitado con planificación, respeto por la población y responsabilidad administrativa y profesional.
Es preciso remarcar que una infinidad de informes provenientes de la UNLP anteriores al 2 de abril advertían sobre el desastre y lo vinculaban a la pésima política de urbanización. Ignoramos el porqué del cambio de opinión, pero recordamos a los platenses el gran número de reportes hidráulicos e incluso las declaraciones del Gobernador Scioli y el propio intendente Bruera señalando la importante responsabilidad del COU en las inundaciones y la necesidad de cambiarlo.
Luego del desastre de abril, los “desarrolladores” y lobbystas se desligan en la solicitada de diciembre de la responsabilidad de urbanización del suelo y la merma de servicios, adjudicándola al Estado y las empresas prestadoras. Y se proponen a sí mismos como quienes sólo responden, abnegadamente, a una demanda de techo. 
Sin embargo, según la Encuesta Permanente de Hogares, durante el período 2008 / 2013, los Ingresos Medios por Hogares en el Gran La Plata tuvieron una variación media anual del 22%.
Mientras que la de un terreno fue del 40% y la de un departamento del 32%.
Esto indica que la cantidad de propietarios tiende a disminuir mientras aumentan las dificultades de acceso a la vivienda.
Quiere decir que se amplía la cantidad de departamentos disponibles, que sin embargo, se mantienen inaccesibles.
En cuanto a las inundaciones del último año, de las que la más violenta se dio en abril con un número no determinado aún de víctimas y enormes pérdidas materiales, el COU también tiene una cuota importante de responsabilidad. Queremos creer que quienes firman la solicitada conocen estos datos tal como los conocíamos en DLP cuando denunciamos este COU impuesto de manera turbia en 2010.
La ordenanza establece Zonas Especiales, como “Zonas de Arroyos y Bañados” (Art 28º). A dichas zonas se las define como al “conjunto de parcelas anegables”, vagamente definidas. Estas zonas tienen limitaciones especiales en cuanto al uso del suelo, al parcelamiento, y al volumen edilicio. Sin embargo, en gran medida se permite su relleno, por lo que termina permitiendo una gran construcción de taludes, superficies impermeables y muros de contención, impidiendo el libre escurrimiento del agua.
También permite, mediante la ejecución de obras de saneamiento sectorial (que no se especifican cuáles serían), “levantar las limitaciones a fin de poder disponer libremente de los indicadores de la zona de pertenencia” (Art 162º). Es decir, la libre discrecionalidad de las restricciones a la construcción, a cambio de una promesa de obras de saneamiento.
Además habilita un incremento de las densidades constructivas en diversas modalidades: se exceptúa de la superficie de suelo absorbente sumando una superficie total d38,8 Km2 (la extensión del casco urbano es de 26 km2). A su vez, en los niveles de edificación permitidos, hay un incremento que va de 1 a 6 niveles dependiendo la zona y los premios. Por su parte, las zonas que presentan aumento de niveles se expanden unos 12 Km2 respecto a la normativa anterior, alcanzando a ocupar el 50% de la superficie del casco urbano. Y por otro lado propone dimensiones menores de subdivisión en el Área Rural y Complementaria (Art. 267° inciso d), lo que implica mayores facilidades para “emprendedores” que quieran subdividir los terrenos reemplazando su función original de producción por especulación.
Finalmente, hay un aumento de la intensidad constructiva (FOT y Densidad) mediante Compensaciones Urbanísticas (Art.90º). Tales compensaciones, según enuncia: “para aquellos proyectos que provean cuestiones en las que la comunidad mantiene especial interés en mejorar”, son otorgadas por englobamiento de parcelas (que rompen con el loteo fundacional) o la construcción de cocheras en relación a las unidades. No son ni más ni menos que premios para aumentar altura. Esos permisos son gratis, son subsidios que los vecinos damos a las constructoras, peajes que les pagamos, a cambio de nada. A cambio de mejorar su rendimiento económico sectorial, muy lejos de conseguir mejoras urbanas

A lo largo de todas estas concesiones el COU alienta la reducción de espacios verdes o libres de edificación, aumentan también las alturas de los edificios y se cementan gran parte de las veredas y corazones de manzana y ramblas en varias avenidas. Esto se traduce en una mayor concentración de contaminación del aire, conservación del calor y reducción exponencial de los suelos absorbentes.

Con la construcción indiscriminada impulsada por el COU se acrecienta el índice de impermeabilidad del suelo y de correntía -a pesar de que el modelo fundacional contemplaba un 30 por ciento de las manzanas de suelo libre de construcción-. Al impermeabilizar las zonas más elevadas y las antiguas zonas inundables, además de construir con bloques de hormigón, aumenta la superficie de captación de agua. De esta forma, el agua no encuentra tierra suficiente en la que absorberse, llegando con mayor velocidad a los cauces de los arroyos cuando se producen precipitaciones importantes, lo que provoca una crecida importante de su nivel.
Por otra parte, el entubamiento de estos arroyos se realizó hace algunas décadas y, posteriormente, no se realizaron obras de readecuación, ni se llevaron adelante análisis de cuánto había aumentado su caudal, ni su mantenimiento durante los últimos años.

Queda claro que beneficios para algunos son desgracias y costos para todos.
La realidad contradice los argumentos de quienes defienden el COU, argumentos que eluden mencionar los costos de adecuación de la infraestructura necesaria para las nuevas densidades del casco urbano y para ser llevada a la periferia.

Estos costos terminan siendo asumidos por todos los sectores sociales. Es importante entender que el COU fue pensado para que sólo un sector se lleve considerables ganancias, aportando muy poco a las demandas urbanas que genera su lucrativa actividad. La ordenanza debería haber contemplado la protección del espacio público, patrimonio y densidad de la ciudad, pero también las comunicaciones y la vinculación entre los distintos barrios. 
No son ajenos al desastroso COU la saturación de la infraestructura, los problemas del tránsito, el ruido, y el aumento de los accidentes viales. Queda expuesto que a los platenses se nos impone un modelo urbano orientado a la valorización del suelo, regulado por la especulación. Estimulada por una muy mala norma como es el COU, la especulación juega en contra de la producción, el pequeño y mediano comercio ajeno a la construcción, contra la convivencia y el desarrollo auténtico.
No pueden estar a favor del bien común, como dicen, quienes siguen insistiendo en respaldar una normativa probadamente dolosa después de los desastres en los que ha contribuido a hundir a la ciudad; ni a favor de su historia quienes la han reducido en gran medida a escombros; ni de su desarrollo, ya que la han postrado en un basural de cables, apagones, exclusión, atraso y anegamientos crónicos.
Por último, cabe señalar que se amparan en una normativa sumamente cuestionada que en buena manera han contribuido a imponer a su medida –ver solicitada de 2009-, argumentándose “legalistas” para luego destruir, de manera irreparable, nuestra ciudad.
Por todo lo expuesto es imperiosa una derogación inmediata del COU, tal como vienen insistiendo expertos, vecinos, ONGs y Defendamos La Plata entre otras asambleas.

Mientras sigan pauperizando nuestra calidad de vida y arruinando nuestra ciudad, los platenses denunciaremos y guardaremos memoria de los responsables y de lo que han hecho.

NINGÚN CAMBIO


Nos avisan que están demoliendo en las casas gemelas normandas, conjunto único en La Plata, de 16 y 62.

Esto se hace contra compromiso público del intendente Garro de preservarlas.

Se hace contra la manda de la Suprema Corte de Justicia que dicta al municipio preservar el patrimonio de la ciudad de La Plata.

Se hace contra la planificación urbana y un desarrollo sostenible, en una ciudad en la que ahora rebalsan las cloacas y se inunda al primer chubasco.

Se hace con un COU viciado y cuestionado por vecinos e instituciones ante la Justicia, investigado por los fiscales, y jamás aprobado por Provincia. Es decir, fuera de la Ley.

A los platenses nos vendieron un cambio para seguir en lo mismo.

Estas elecciones los que amamos esta ciudad lo vamos a hacer sentir.

Publicamos las fotos de ese querido paisaje de la ciudad para que todos podamos recordar cómo fue el barrio alguna vez.

Mirémoslas bien, porque no las vamos a ver nunca más.








lunes, 6 de febrero de 2017

Temporal del 5 de febrero. La Plata: ausencia y farsa


Durante las horas posteriores al temporal de ayer 5 de febrero los platenses sufrimos, otra vez, la ausencia del estado. Una helada indiferencia -que muchos creían enterrada en el tiempo- volvió a empaparnos, arrastrando nuestra memoria colectiva hacia 2013.

El desolador espectáculo de árboles y ramas caídas, el cuadro de postes de cableado -ilegales y peligrosos, como hemos denunciado- derribados, los teléfonos de emergencia que no se atiendieron y ausencia absoluta de respuesta en la calle, horas incluso después de que el temporal amainase, indigna y preocupa, y tendrá consecuencias en un año electoral.

La administración Garro perdió, ya fuera por deber o cálculo,  la oportunidad de demostrar que era diferente a Bruera.

Por más pose de "comité de urgencia" que se pretenda difundir, la ausencia no se disimula con una foto. Y será contraproducente si en este tema, como en otros, en la calle no existe presencia del estado.

Seguimos a la deriva. Hoy, cantidad de vecinos continúa sin servicios, y los destrozos siguen a la vista.

¿A dónde se destina el dinero que dejamos en las costosísimas tasas municipales, si ante un imponderable no hay respuesta del estado, ni de cuadrillas de asistencia a los barrios afectados, ni  prevención, ni plan de contingencia siquiera para los vientos?

¿Qué habría pasado ayer, si en lugar de viento, hubiésemos tenido agua?










lunes, 9 de enero de 2017

COU: A 6 años de su aprobación la justicia abrió una causa por coimas en el Concejo


COU: A 6 AÑOS DE SU APROBACIÓN LA JUSTICIA ABRIÓ UNA CAUSA POR COIMAS EN EL CONCEJO
Ya hay varios ex funcionarios municipales presos por corrupción en el Procrear.
Algo mucho, muchísimo más grave ocurrió con la sanción del COU: la entrega literal de la ciudad entera a los especuladores inmobiliarios por parte de quiénes deben velar por su integridad, sin importarles las consecuencias que muchos anunciábamos.
Hicieron un daño inmenso y de muy difícil reversión: encarecimiento de la vivienda, multiplicación de asentamientos, marginación, desplanificación, inundaciones, violencia, destrucción de la identidad, accidentes.
Esos están esperando su turno.
En una casi ciudad todo pasa por el COU. El nuestro parece hecho por el enemigo.
Seis años más tarde, seguimos esperando una ejemplar respuesta de las instituciones democráticas. Los vecinos aguardamos que la Justicia actúe con severidad y rapidez en esta causa: sin su acción certera no habrá sociedad justa, ni igualdad y garantías constitucionales para todos.
Citamos la nota del portal de noticias LaPlataYa
http://laplataya.com/wp/?p=49249

Publicado el: 30 de diciembre de 2016

COU: A 6 años de su aprobación la justicia abrió una causa por coimas en el Concejo

La causa se desprende de la investigación que lleva adelante el fiscal de casos complejo, Jorge Paolini, quien determino y solicito al juez de la instrucción Pablo Raele, invoque una investigación afirmando en el auto de detención de los 7 imputados, la apertura de una investigación paralela, como antecedente de la “asociación ilícita” de la investigación actual, se cree que durante el año 2010 cuando se aprobó el Código de Ordenamiento Territorial, hubo pago de “coimas” a ediles para la aprobación final del nuevo código. 
concejo
Con el apoyo del entonces felipismo y de un hombre ligado a Hugo Moyano, el ahora ex intendente platense Pablo Bruera logró que el Concejo Deliberante le aprobara el Código de Ordenamiento Urbano luego de una polémica sesión en la que la oposición denunció patos espurios.
Si bien el proyecto contaba con despacho de la Comisión de Planeamiento y hubiera podido aprobarse por mayoría simple y sin muchos sobresaltos con los dos tercios de los presentes y lo consiguió tras algunas maniobras cuestionadas por parte del arco opositor.
Finalmente el bruerismo logró que se sentaran 15 de los 24 concejales que integran el cuerpo deliberativo, entre los que se encontraban dos felipistas (Jacinta Tritten y Juan Pedro Chavez) y un denarvaísta (Miguel Forte). Pero aprovechando que once de esos quince pertenecen al bloque oficialista, más la presencia del aliado Juan Lotúmolo, la presidenta de la bancada bruerista, Valeria Amendolara, pidió que se tratara el Código, ya que en ese momento contaban con los dos tercios de los presentes.
Luego de las horas llovieron acusaciones cruzadas entre los bloques de la oposición, que ya sea por sentarse en las bancas o ausentarse en el recinto, permitieron que se redujera el número de votos necesarios para conformar los dos tercios de los presentes.
Es decir que por un lado, si ningún concejal de la oposición se sentaba en un principio, el bruerismo no hubiera podido alcanzar el número suficiente para sesionar, ya que con Lotúmulo alcanza los 12 ediles y necesita 13 para el quórum. Y por otro lado, si los 24 concejales se sentaban a sesionar, el bruerismo hubiera necesitado la prácticamente inalcanzable cantidad de 16 concejales para llegar a los dos tercios y aprobar el tratamiento del Código.
Como sea, la táctica del homenaje le salió redonda al bruerismo, logró ingresar el proyecto y que la oposición se dividiera con durísimas acusaciones de por medio.
Tambien fueron acusados de ser parte de la maniobra el edil Jose Ramón Arteaga (Unión Pro) y Julia Larcamon (ex ARI) hasta ese momento.
El fiscal en tanto afirmo en el auto de detención de 6 imputados en la causa del ProCreAr que “El análisis de esos archivos permite diferenciar dos momentos delictivos, uno coincidente con la conformación de la organización delictiva investigada en estos autos – integrada por funcionarios del Ejecutivo Municipal y con inicio a comienzos del año 2014- , y otra anterior en el tiempo -posiblemente entre los años 2010 a 2013 – destinada a pedir dinero a cambio del dictado de una ordenanza municipal que reformara parcialmente el Código de Ordenamiento Urbano Territorial, presumiblemente integrada también por distintos concejales municipales. Respecto de estos últimos hechos, adelanto, habrá de formarse una investigación por separado. Como se dijera en otro pasaje del presente requerimiento, la mención a esos pedidos de coima tiempo atrás, y en el ámbito del Concejo Deliberante, lejos de importar una mención caprichosa o carente de sentido en estos autos, resulta de trascendental importancia puesto que explica el modo en que la organzación se hiciera de los datos de aquellas personas que podían resultar interesadas en la rezonificación de lotes, y a las cuales se podría “salir a contactar” desde el Ejecutivo.”

viernes, 30 de diciembre de 2016

Balance del 1er año de la gestión Garro / Cambiemos al frente de la Municipalidad de La Plata



El balance de este primer año de la administración Garro, depositaria de las mayores ilusiones por gran parte de los habitantes de La Plata hace apenas 12 meses, resulta en negativas y desoladoras conclusiones, y pronostica horizontes oscuros.
La ausencia casi absoluta de respuesta a los reclamos vecinales -individuales y colectivos, muchos de los cuales precipitaron la salida del Bruerismo y requerían una urgente respuesta-, el deplorable estado del espacio público, que alcanza inauditos picos de abandono, con la novedad de esqueletos de automóviles multiplicándose en las calles, sofoca toda otra posibilidad de que florezcan en la calle el comercio, la convivencia y el trabajo; el silencio respecto a la relación infraestructura / crecimiento desplanificado de la ciudad; los desbordes cloacales; los basurales a cielo abierto -incluso dentro del casco de la ciudad en tiempos de dengue, zika y chikungunya-; el pésimo transporte público; el vandalismo galopante y  la violencia; el crecimiento exponencial de los asentamientos (122 a la sanción del COU, hoy más de 200); la enajenación de los espacios verdes y del espacio público; la continuidad de ciertos funcionarios corruptos, incluso con orden de detención; la incorporación de funcionarios sin mérito ni experiencia; fiestas clandestinas; insalubridad; talas vandálicas del arbolado y reforestación cero; el cablerío ilegal enmarañando el cielo, y restando la oferta laboral que supondría su soterramiento; la destrucción constante del patrimonio, recurso no renovable, con argumentos copiados a la gestión Bruera; el ruido insoportable y constante; el tránsito descontrolado mediando la ausencia total del estado -siquiera en la pretensión de una medida-; la lamentable puesta en escena que significó la elección del defensor ciudadano; el mutismo cómplice respecto a la prometida derogación del siniestro COU de Bruera; los beneficios a especuladores (disimulados como emprendedores o constructoras) que ahora no pagan tasas sino una vez terminadas las "obras"; el arrasamiento voraz, ya no del centro de la ciudad, sino de la periferia, espacios verdes y cielo, a la sombra del ominoso COU de Bruera/Garro, son los atributos lamentables de una gestión que parece haberse volcado al desgano y la devastación.
Pero expresan algo peor, que es la burla inmoral a la democrática voluntad de una mayoría que votó clamando por un cambio. Esperable o no, este desprecio a la democracia es deplorable, y no será gratuito.

La desatención insolente de todos los compromisos vecinales asumidos en campaña reducen el primer año de Gestión Garro -mediando el abandono del resto de sus deberes- a cierta insana compulsión por el alisado asfáltico, tal vez para pasar a gran velocidad del centro de la ciudad rumbo al barrio cerrado, adelanta los peores pronósticos sobre una administración que ganó las elecciones bajo el sambenito del cambio y el mérito, pero agita todos los vicios de la anterior, como si de esmerados socios se tratara.

http://defendamoslaplata.blogspot.com.ar/2015/10/19-de-octubre-se-firmo-el-acta-de.html