La asamblea se reúne 1ros y 3eros lunes de mes el café La Coffea, 6 esquina 49, a partir de las 19hs.

Para contactarte con Defendamos La Plata o formar parte del foro escribí a defendamoslaplata@gmail.com

martes, 2 de diciembre de 2014

EL MALTRATO DEL ESPACIO PÚBLICO EN LA PLATA- suplemento ARQ Clarín


(Clarín nos publica ésta nota en el suplemento ARQ )

La difusión en las redes sociales de un video grabado por un vecino, desesperado ante la poda agresiva de los plátanos de avenida 51, sumó un nuevo hito al brutal y prolongado maltrato al que se encuentra sometido el espacio público en la ciudad de La Plata.

Protegido hasta hace poco tiempo, el Eje Histórico de las avenidas 51 y 53 es el espacio donde la municipalidad también autorizó las demoliciones más inexplicables, para habilitar torres desproporcionadas y perjudiciales para un contexto cuya característica era, además de la arquitectura fundacional, la escala humana, los árboles y el sol.  A este “trato dedicado”, al que debe agregarse la desaparición de las clásicas farolas, las autoridades lo publicitan como “recuperación del Eje Histórico”.

La Gobernación, emplazada entre 51 y 53 –no existe 52 a esa altura-, contribuye al ambiente con su toque particular reservándose las ramblas centenarias como estacionamiento privado. Es el “aporte” urbano que ha legado a La Plata el Gobernador Scioli. Sin olvidar la convalidación del Código de Ordenamiento Urbano (COU), que la llevó a la ruina.

La calidad de vida en la ciudad La Plata -conocida por ser una de las pocas ciudades planificadas del mundo para el bienestar de sus habitantes, y la única de su tiempo-  se deteriora violentamente, sobre todo después del ya tristemente célebre COU   10703/2010, aprobado por la administración de Pablo Bruera y convalidado por el Gdor.  Daniel  Scioli.  Demandada ante la Suprema Corte por inconstitucional, y aún pendiente de definición en los Tribunales, dicha norma se proponía “densificar el casco”: duplicar la población. Durante ese proceso los claros beneficiados son los especuladores inmobiliarios.

No pensaron quienes la aprobaron en qué pasaría con la arquitectura histórica de la ciudad, con el carácter de patrimonio nacional de La Plata. Tampoco pensaron en cómo iban a vincularse entre sí sus densificados habitantes, con un transporte público que ya era paupérrimo, o en cómo se garantizarían los servicios,  o en qué pasaría con la periferia. Y, a pesar de las advertencias,  faltó en quienes estaban ávidos de modificar la altura de la ciudad -pero no de ampliar su capacidad instalada- calcular cómo respondería la infraestructura a tanto cemento. Omisión a la que pudo dar respuesta la lluvia de abril de 2013 en la que perdieron la vida un centenar de personas, pero también las no tan intensas, que cada tanto ahora anegan la ciudad.

Solamente entre 2010 y 2012 se han construido dentro del casco de la ciudad más de 2.000.000 de mts2, sólo en edificaciones superiores a 4 pisos. Un cordón de pobreza creciente rodea la ciudad. De manera brutal se han destruido muchos de sus irrecuperables rasgos fundacionales. Los precios de la vivienda, ahora concentrados en pocas manos, se han disparado, así como las muertes en accidentes de tránsito -crecieron un 35% de 2012 a 2013-. La merma en los servicios elementales es creciente. Para coronar el panorama, la municipalidad usa basurales clandestinos a cielo abierto, algunos incluso cercanos al centro de la ciudad.  

En este clima, espacios verdes y árboles son los que siguen, para una administración en la que el espacio público de la ciudad, en ofensivo estado de abandono, equivale a una molestia si no es enajenado. 



El domingo 9 de noviembre, un vecino grabó una cuadrilla que podaba mal y fuera de temporada frente a su casa.  El video lo muestra clamando por los árboles, exigiendo por el responsable técnico y previniendo a los trabajadores sobre sus condiciones laborales, ya que podaban sin usar arnés, cascos o protectores auditivos. Más que atendible tras el fallecimiento de varios municipales por las nulas condiciones de seguridad. En lugar de explicaciones a sus reclamos recibió insultos y amenazas.

Hace unos años, y a pesar de los reclamos de Defendamos La Plata, se recortaron las ramblas verdes de avenida 60, para dar más espacio al tránsito, en lugar de mejorar el transporte público o establecer ciclovías . Un par de años antes, el magnífico Bosque público fue sórdidamente entregado. Ahora, ensombrecido bajo el concreto de un estadio que avergüenza por lo torpe, y que avanza de manera insólita sobre la vereda, tragándose árboles y derechos, además de la propia memoria del club que se cercenó, de un tajo, toda su historia, El Bosque no puede apreciarse desde un amplísimo sector de la calle. En su lugar hay un paredón. Otras plazas de La Plata fueron concesionadas a pancherías, que también sacaron árboles si lo encontraron necesario. La ciudad era verde, y ahora está gris.

Y así como los árboles necesitan de raíces  en un volumen similar al de sus copas, bajo la superficie de la ciudad evoluciona una seria novedad generada por la falta de planificación: son innumerables los desbordes de aguas servidas -y gravísimos los problemas de salud que pueden provocar- ante la indiferencia de las autoridades, a la espera tal vez de que otra hecatombe provocada los tome por sorpresa.

ABSA responsabilizó por los desbordes a la falta de adecuación de la vieja red a los nuevos edificiosDefendamos La Plata elevó hace unas semanas una denuncia al Defensor del Pueblo de la Provincia, Carlos Bonicatto. Aún espera respuesta.
El problema no se ha dimensionado adecuadamente, o no ha importado, así como sus consecuencias sanitarias en la que supo ser "la Ciudad Higienista" de la Nación. 

Inundaciones, tala salvaje de árboles, basurales irregulares, destrucción de la memoria común, saturación de redes, atraso. La pobreza también se construye.


En el caso de La Plata, su postergación actual parece ser el resultado meticuloso de eludir cualquier política pública que permita su prosperidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada